Leccionario II - Viernes de la III semana de Adviento

Tiempo de Adviento

VIERNES DE LA III SEMANA DE ADVIENTO


Si esta feria coincide con el día 17 o 18 de diciembre en lugar de estas lecturas se emplean las propias.


PRIMERA LECTURA
Is 56, 1-3a. 6-8
Mi casa es casa de oración, y así la llamarán todos los pueblos

Lectura del libro de Isaías.

ESTO dice el Señor:
«Observad el derecho, practicad la justicia,
     porque mi salvación está por llegar,
     y mi justicia se va a manifestar.
Dichoso el hombre que obra así,
     el mortal que persevera en esto,
     que observa el sábado sin profanarlo
     y preserva su mano de obrar el mal.
El extranjero que se ha unido al Señor no diga:
     El Señor me excluirá ciertamente de su pueblo.
A los extranjeros
     que se han unidos al Señor para servirlo,
     para amor el nombre del Señor
     y ser sus servidores,
     que observan el sábado sin profanarlo
     y mantienen mi alianza,
     los traeré a mi monte santo,
     los llenaré de júbilo en mi casa de oración;
     sus holocaustos y sacrificios
     serán aceptables sobre mi altar;
     porque mi casa es casa de oración
     y así la llamarán todos los pueblos».
Oráculo del Señor, que reúne a los dispersos de Israel:
     «Todavía congregaré a otros, además de los ya reunidos».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial 
Sal 66, 2-3. 5. 7-8 (R/.: 4)
R/.   Oh, Dios, que te alaben los pueblos,
        que todos los pueblos te alaben.

        V/.   Que Dios tenga piedad y nos bendiga,
                ilumine su rostro sobe nosotros;
                conozca la tierra tus caminos,
                todos los pueblos tu salvación.   R/.

        V/.   Que canten de alegría las naciones,
                porque riges el mundo con justicia
                y gobiernas las naciones de la tierra.   R/.

        V/.   La tierra ha dado su fruto,
                nos bendice el Señor, nuestro Dios.
                Que Dios nos bendiga; que le teman
                todos los confinas de la tierra.   R/.


Aleluya

R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   Ven, Señor, visítanos con tu paz,
         para que nos alegremos en tu presencia de todo corazón.   R/.

EVANGELIO
Jn 5, 33-36
Juan es la lámpara que arde y brilla
Lectura del santo Evangelio según san Juan.

EN aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos:
    «Vosotros enviasteis mensajeros a Juan, y él ha dado testimonio en favor de la verdad. No es que yo dependa del testimonio de un hombre; si digo esto es para que vosotros os salvéis. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y vosotros quisisteis gozar un instante de su luz.
Pero el testimonio que yo tengo es mayor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido llevar a cabo, esas obras que yo hago dan testimonio de mí: que el Padre me ha enviado».

Palabra del Señor.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada