Leccioanrio II - 31 de diciembre

Tiempo de Navidad

31 DE DICIEMBRE

Día VII dentro de la Octava de Navidad

PRIMERA LECTURA
1 Jn 2, 18-21
Estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo conocéis

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan.

HIJOS míos, es la última hora.
Habéis oído que iba a venir un anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es la última hora.
Salieron de entre nosotros, pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros.
En cuanto a vosotros, estáis ungidos por el Santo, y todos vosotros lo conocéis.
Os he escrito, no porque desconozcáis la verdad, sino porque la conocéis, y porque ninguna mentira viene de la verdad.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial
Sal 95, 1-2. 11-12. 13 (R/.: 11a)
R/.   Alégrese el cielo, goce la tierra.

        V/.   Cantad al Señor un cántico nuevo,
                cantad al Señor, toda la tierra;
                cantad al Señor, bendecid su nombre,
                proclamad día tras día su victoria.   R/.

        V/.   Alégrese el cielo, goce la tierra,
                retumbe el mar y cuanto lo llena;
                vitoreen los campos y cuanto hay en ellos,
                aclamen los árboles bosque.   R/.

        V/.   Delante del Señor, que ya llega,
                ya llega a regir la tierra:
                regirá el orbe con justicia
                y los pueblos con fidelidad.   R/.


Aleluya
Jn 1, 14a. 12a
R/.   Aleluya, aleluya, aleluya.

V/.   El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros;
        a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios.   R/.

EVANGELIO
Jn 1, 1-18
El Verbo se hizo carne
Comienzo del santo Evangelio según san Juan.

EN el principio existía el Verbo, y el Verbo estaba junto a Dios, y el Verbo era Dios.
Él estaba en el principio junto a Dios.
Por medio de él se hizo todo, y sin él no se hizo nada de cuanto se ha hecho.
En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
Y la luz brilla en la tiniebla, y la tiniebla no lo recibió.
Surgió un hombre enviado por Dios, que se llamaba Juan:
éste venía como testigo, para dar testimonio de la luz, para que todos creyeran por medio de él.
No era él la luz, sino el que daba testimonio de la luz.
El Verbo era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre, viniendo al mundo.
En el mundo estaba;
el mundo se hizo por medio de él, y el mundo no lo conoció.
Vino a su casa, y los suyos no lo recibieron.
Pero a cuantos lo recibieron, les dio poder de ser hijos de Dios, a los que creen en su nombre.
Estos no han nacido de sangre, ni de deseo de carne,
ni de deseo de varón, sino que han nacido de Dios.
Y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros, y hemos contemplado su gloria: gloria como del Unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.
Juan da testimonio de él y grita diciendo: «Este es de quien dije: el que viene detrás de mí se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo».
Pues de su plenitud todos hemos recibido, gracia tras gracia.
Porque la ley se dio por medio de Moisés, la gracia y la verdad nos ha llegado por medio de Jesucristo.
A Dios nadie lo ha visto jamás: Dios Unigénito, que está en el seno del Padre, es quien lo ha dado a conocer.

Palabra del Señor.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada