Leccionario II - Misa de libre elección (III semana de Cuaresma)

Tiempo de Cuaresma

MISA DE LIBRE ELECCIÓN

Esta Misa puede emplearse en cualquier feria de la III semana de Cuaresma, principalmente en los años B y C, cuando el Evangelio de la samaritana no se lee en el III Domingo.

PRIMERA LECTURA
Éx 17, 1-7
Saldrá agua para que beba el pueblo

Lectura del libro del Éxodo.

EN aquellos días, toda la comunidad de los hijos de Israel se marchó del desierto de Sin, por etapas, según la orden del Señor, y acampó en Refidín, donde el pu,eblo no encontró agua que beber. El pueblo se querelló contra Moisés y dijo:
    «Danos agua que beber».
Él les respondió:
    «¿Por qué os querelláis contra mí?, ¿por qué tentáis al Señor?».
Pero el pueblo, sediento, murmuró contra Moisés, diciendo:
    «¿Por qué nos has sacado de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?».
Clamó Moisés al Señor y dijo:
    «¿Qué puedo hacer con este pueblo? Por poco me apedrean».
Respondió el Señor a Moisés:
    «Pasa al frente del pueblo y toma contigo algunos de los ancianos de Israel; empuña el bastón con el que golpeaste el Nilo y marcha. Yo estaré allí ante ti, junto a la roca de Horeb. Golpea la roca, y saldrá agua para que beba el pueblo».
Moisés lo hizo así a la vista de los ancianos de Israel. Y llamó a aquel lugar Masá y Meribá, a causa de la querella de los hijos de Israel y porque habían tentado al Señor, diciendo:
    «¿Está el Señor entre nosotros o no?».

Palabra de Dios.

Salmo responsorial
Sal 94, 1-2. 6-7c. 7d-9  (R/.: cf. 7d-8a)

R/.   Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor:
        «No endurezcáis vuestro corazón».

        V/.   Venid, aclamemos al Señor,
                demos vítores a la Roca que nos salva;
                entremos a su presencia dándole gracias,
                aclamándolo con cantos.   R/.

        V/.   Entrad, postrémonos por tierra
                bendiciendo al Señor, creador nuestro.
                Porque él es nuestro Dios,
                y nosotros su pueblo,
                el rebaño que él guía.   R/.

        V/.   Ojalá escuchéis hoy su voz:
                «No endurezcáis el corazón como en Meribá,
                como el día de Masá en el desierto;
                cuando vuestros padres me pusieron a prueba
                y me tentaron, aunque habían visto mis obras».   R/.


Versículo antes del Evangelio
Cf. Jn 4, 42. 15
Señor, tú eres de verdad el Salvador del mundo;
dame agua viva, así no tendré más sed.

EVANGELIO
Jn 4, 5-42
Este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido
Lectura del santo Evangelio según san Juan.

EN aquel tiempo, llegó Jesús a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca del campo que dio Jacob a su hijo José; allí estaba el pozo de Jacob.
Jesús, cansado del camino, estaba allí sentado junto al pozo. Era hacia la hora sexta.
Llega una mujer de Samaría a sacar agua, y Jesús le dice:
    «Dama de beber».
Sus discípulos se habían ido al pueblo a comprar comida.
La samaritana le dice:
    «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy samaritana?» (porque los judíos no se tratan con los samaritanos).
Jesús le contestó:
    «Si conocieras el don de Dios y quién es el que te dice “dame de beber”, le pedirías tú, y él te daría agua viva».
La mujer le dice:
    «Señor, si no tienes el cubo, y el pozo es hondo, ¿de dónde sacas agua viva?; ¿eres tú más que nuestro padre Jacob, que nos dio este pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?».
Jesús le contestó:
    «El que bebe de esta agua vuelve a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dará nunca más tendrá sed: el agua que yo le daré se convertirá dentro de él en un surtidor de agua que salta hasta la vida eterna».
La mujer le dice:
    «Señor, dame esa agua: así no tendré más sed, ni tendré que venir aquí a sacarla».
Él le dice:
    «Anda, llama a tu marida y vuelve».
La mujer contesta:
    «No tengo marido».
Jesús le dice:
    «Tienes razón, que no tienes marido: has tenido ya cinco, y el de ahora no es tu marido. En eso has dicho la verdad».
La mujer le dice:
    «Señor, veo que tú eres un profeta. Nuestros padres dieron culto en este monte, y vosotros decís que el sitio donde se debe dar culto está en Jerusalén».
Jesús le dice:
    «Créeme, mujer: se acerca la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis a uno que no conocéis; nosotros adoramos a uno que conocemos, porque la salvación viene de los judíos. Pero se acerca la hora, ya está aquí, en que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y verdad, porque el Padre desea que lo adoren así. Dios es espíritu, y los que lo adoran deben hacerlo en espíritu y verdad».
La mujer le dice:
    «Sé que va a venir el Mesías, el Cristo; cuando venga, él nos lo dirá todo».
Jesús le dice:
    «Soy yo, el que habla contigo».
En esto llegaron sus discípulos y se extrañaban de que estuviera hablando con una mujer, aunque ninguno le dijo: «¿Qué le preguntas o de qué hablas?».
La mujer entonces dejó su cántaro, se fue al pueblo y dijo a la gente:
    «Venid a ver un hombre que me ha dicho todo lo que he hecho; ¿será este el Mesías?».
Salieron del pueblo y se pusieron en camino adonde estaba él.
Mientras tanto sus discípulos le insistían:
    «Maestro, come».
Él les dijo:
    «Yo tengo un alimento que vosotros no conocéis».
Los discípulos comentaban entre ellos:
    «¿Le habrá traído alguien de comer?».
Jesús les dice:
    «Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y llevar a término su obra.
¿No decís vosotros que faltan todavía cuatro meses para la cosecha? Yo os digo esto: levantad los ojos y contemplad los campos, que están ya dorados para la siega; el segador ya está recibiendo salario y almacenando fruto para la vida eterna: y así, se alegran lo mismo sembrador y segador.
Con todo, tiene razón el proverbio: uno siembra y otro siega. Yo os envié a segar lo que no habéis trabajado. Otros trabajaron y entrasteis en el fruto de sus trabajos».
Así, cuando llegaron a verlo los samaritanos, le regaban que se quedara con ellos. Y se quedó allí dos días. Todavía creyeron muchos más por su predicación, y decían a la mujer.
    «Ya no creemos por lo que tú dices; nosotros mismos lo hemos oído y sabemos que él es de verdad el Salvador del mundo».

Palabra del Señor.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada