Leccionario II - Versículos antes del Evangelio en las ferias de Cuarema

VERSÍCULOS ANTES DEL EVANGELIO
EN LAS FERIAS DE CUARESMA

Estos textos pueden usarse en lugar de los que se hallan cada día antes del Evangelio en las ferias de Cuaresma.

1.
Sal 50, 12a. 14a
Oh, Dios, crea en mí un corazón puro;
y devuélveme la alegría de tu salvación.

2.
Cf. Sal 94, 8a. 7d
No endurezcáis hoy vuestro corazón;
escuchas la voz del Señor.

3.
Cf. Sal 129, 5. 7bc
Espero en el Señor, espero en su palabra;
porque de él viene la misericordia,
la redención copiosa.

4.
Cf. Ez 18, 31
Apartad de vosotros todos vuestros delitos —dice el Señor—,
renovad vuestro corazón y vuestro espíritu.

5.
Ez 33, 11
No me complazco en la muerte del malvado —dice el Señor—,
sino en que se convierta y viva.

6.
Cf. Jl 2, 12-13
Ahora —dice el Señor—,
convertíos a mí de todo corazón,
porque soy compasivo y misericordioso.

7.
Cf. Am 5, 14
Buscad el bien, no el mal, y viviréis;
y el Señor estará con vosotros.

8.
Mt 4, 4b
No solo de pan vive el hombre,
sino de toda palabra que sala de la boca de Dios.

9.
Mt 4, 17
Convertíos —dice el Señor—,
porque está cerca el reino de los cielos.

10.
Cf. Lc 8, 15
Bienaventurados los que escuchan la palabra de Dios
con un corazón noble y generoso,
la guardan y dan fruto con perseverancia.

11.
Lc 15, 18
Me levantaré, me pondré en camino adonde está mi padre,
    y le diré:
Padre, he pecado contra el cielo y contra ti.

12.
Cf. Jn 3, 16
Tanto amó Dios al mundo,
que entregó a su Unigénito;
todo el que cree en él tiene vida eterna.

13.
Cf. Jn 6, 63c. 68c
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida;
tú tienes palabras de vida eterna.

14.
Cf. Jn 8, 12b
Yo soy la luz del mundo —dice el Señor—;
el que me sigue tendrá la luz de la vida.

15.
Jn 11, 25a. 26
Yo soy la resurrección y la vida —dice el Señor—;
el que cree en mí no morirá para siempre.

16.
2 Cor 6, 2b
Ahora es el tiempo favorable,
ahora es el día de la salvación.

17.

La semilla es la palabra de Dios, y el sembrador es Cristo;
todo el que lo encuentra vive para siempre.

© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada