Leccionario II - Textos comunes para el canto del salmo responsorial

Apéndices

TEXTOS COMUNES
PARA EL CANTO DEL SALMO RESPONSORIAL

El salmo responsorial ha de responder a cada lectura y ha de tomarse, por lo general, del Leccionario.

Con el fin de que el pueblo pueda decir más fácilmente la respuesta salmódica, pueden emplearse algunos textos de respuesta y de salmos que se han seleccionado según los diversos tiempos o según los distintos grupos de santos, en lugar de los textos correspondientes a la lectura, cada vez que se canta el salmo.

RESPUESTAS

Tiempo de Adviento: ¡Ven, Señor, a librarnos!

Tiempo de Navidad: Hoy hemos contemplado tu gloria, Señor.

Tiempo de Cuaresma: Acuérdate, Señor, de tu fidelidad y tu misericordia.

Tiempo Pascual: Aleluya, aleluya, (aleluya).

SALMOS

TIEMPO DE ADVIENTO

Opción 1
Sal 24, 4-5a. 8-9 10 y 14 (R/.: 1b)
R/.   Señor, instrúyeme en tus sendas.

        V/.   Señor, enséñame tus caminos,
                instrúyeme en tus sendas:
                haz que camine con lealtad;
                enséñame, porque tú eres mi Dios y Salvador.   R/.

        V/.   El Señor es bueno y es recto,
                enseña el camino a los pecadores;
                hace caminar a los humilles con rectitud,
                enseña su camino a los humildes.   R/.


        V/.   Las sendas del Señor son misericordia y lealtad
                para los que guardan su alianza y sus mandatos.
                El Señor se confía a los que lo temen
                y les da a conocer su alianza.   R/.

Opción 2
Sal 84, 9abc y 10. 11-12. 13-14 (R/.: 8a)

R/.   Muéstranos, Señor, tu misericordia.

        V/.   Voy a escuchar lo que dice el Señor:
                «Dios anuncia la paz
                a su pueblo y a sus amigos».
                La salvación está cerca de los que lo temen,
                y la gloria habitará en nuestra tierra.   R/.

        V/.   La misericordia y la fidelidad se encuentran,
                la justicia y la paz se besan;
                la fidelidad brota de la tierra,
                y la justicia mira desde el cielo.   R/.

        V/.   El Señor nos dará la lluvia,
                y nuestra tierra dará su fruto.
                La justicia marchará ante él,
                Y sus pasos señalarán el camino.   R/.


TIEMPO DE NAVIDAD
Sal 97, 1bcde. 2-3ab. 3cd-4. 5-6 (R/.: 3cd)
R/.   Los confines de la tierra han contemplado
        la salvación de nuestro Dios.

        V/.   Cantad al Señor un cántico nuevo,
                porque ha hecho maravillas.
                Su diestra le ha dado la victoria,
                su santo brazo.   R/.

        V/.   El Señor da a conocer su salvación,
                revela a las naciones su justicia.
                Se acordó de su misericordia y su fidelidad
                en favor de la casa de Israel.   R/.

        V/.   Los confines de la tierra han contemplado
                la salvación de nuestro Dios.
                Aclama al Señor, tierra entera;
                gritad, vitoread, tocad.   R/.

        V/.   Tañed la cítara para el Señor,
                suenen los instrumentos:
                con clarines y al son de trompetas,
                aclamad al Rey y Señor.   R/.


EPIFANÍA
Sal 71, 1bc-2. 7-8. 10-11. 12-13 (R/.: 11)

R/.   Póstrense ante él todos los reyes,
        y sírvanle todos los pueblos

        V/.   Dios mío, confía tu juicio al rey,
                tu justicia al hijo de reyes,
                para que rija a tu pueblo con justicia,
                a tus humildes con rectitud.   R/.

        V/.   En sus días florezca la justicia
                y la paz hasta que falte la luna;
                domine de mar a mar,
                del Gran Río al confín de la tierra.   R/.

        V/.   Los reyes de Tarsis y de las islas
                le paguen tributo.
                Los reyes de Saba y de Arabia
                le ofrezcan sus dones;
                póstrense ante él todos los reyes,
                y sírvanle todos los pueblos.   R/.

        V/.   Él librará al pobre que clamaba,
                al afligido que no tenía protector;
                él se apiadará del pobre y del indigente,
                y salvará la vida de los pobres.   R/.


TIEMPO DE CUARESMA

Opción 1 
Sal 50, 3-4. 5-6ab. 12-13. 14 y 17 (R.: cf. 3a)
R/.   Misericordia, Señor, hemos pecado.

        V/.   Misericordia, Dios mío, por tu bondad,
                por tu inmensa compasión borra mi culpa;
                lava del todo mi delito,
                limpia mi pecado.   R/.

        V/.   Pues yo reconozco mi culpa,
                tengo siempre presente mi pecado.
                Contra ti, contra ti sólo pequé,
                cometí la maldad en tu presencia.   R/.

        V/.   Oh, Dios, crea en mí un corazón puro,
                renuévame por dentro con espíritu firme.
                No me arrojes lejos de tu rostro,
                no me quites tu santo espíritu.   R/.

        V/.   Devuélveme la alegría de tu salvación,
                afiánzame con espíritu generoso.
                Señor, me abrirás los labios,
                y mi boca proclamará tu alabanza.   R/.

Opción 2

R/.   Quédate conmigo, Señor, en la tribulación.

        V/.   Tú que habitas al amparo del Altísimo,
                que vives a la sombra del Omnipotente,
                di al Señor: «Refugio mío, alcázar mío,
                Dios mío, confío en ti».   R/.

        V/.   No se acercará la desgracia,
                ni la plaga llegará hasta tu tienda,
                porque a sus ángeles ha dado órdenes
                para que tu guarden en tus caminos.   R/.

        V/.   Te llevarán en sus palmas,
                para que tu pie no tropiece en la piedra;
                caminarás sobre áspides y víboras,
                pisotearás leones y dragones.   R/.

        V/.   «Se puso junto a mí: lo libraré;
                lo protegeré porque conoce mi nombre,
                me invocará y lo escucharé.
                Con él estaré en la tribulación,
                lo defenderé, lo glorificaré».   R/.

Opción 3
Sal 129, 1b-2. 3-4. 5-7ab. 7cd-8 (R/.: 7cd)
R/.   Del Señor viene la misericordia,
        la redención copiosa.

        V/.   Desde lo hondo a ti grito, Señor;
                Señor, escucha mi voz;
                estén tus oídos atentos
                a la voz de mi súplica.   R/.

        V/.   Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
                ¿quién podrá resistir?
                Pero de ti procede el perdón,
                y así infundes temor.   R/.

        V/.   Mi alma espera en el Señor,
                espera en su palabra;
                mi alma aguarda al Señor,
                más que el centinela la aurora.
                Aguarde Israel al Señor,
                como el centinela la aurora.   R/.

        V/.   Porque del Señor viene la misericordia,
                la redención copiosa;
                y el redimirá a Israel
                de todos sus delitos.   R/.


SEMANA SANTA
Sal 21, 8-9. 17-18a. 19-20. 23-24 (R.: 2ab)
R/.   Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?

        V/.   Al verme, se burlan de mí, 
                hacen visajes, menean la cabeza: 
                «Acudió al Señor, que lo ponga a salvo; 
                que lo libre si tanto lo quiere».   R/.

        V/.   Me acorrala una jauría de mastines, 
                me cerca una banda de malhechores; 
                me taladran las manos y los pies, 
                puedo contar mis huesos.   R/.

        V/.   Se reparten mi ropa, 
                echan a suerte mi túnica. 
                Pero tú, Señor, no te quedes lejos; 
                fuerza mía, ven corriendo a ayudarme.   R/.

        V/.   Contaré tu fama a mis hermanos, 
                en medio de la asamblea te alabaré. 
                «Los que teméis al Señor, alabadlo; 
                linaje de Jacob, glorificadlo; 
                temedlo, linaje de Israel».   R/.


TIEMPO PASCUAL

Opción 1
Sal 117, 1-2. 16-17. 22-23 (R/.: 24)
R/.   Este es el día que hizo el Señor:
        sea nuestra alegría y nuestro gozo.

        V/.   Dad gracias al Señor porque es bueno,
                porque es eterna su misericordia.
                Diga la casa de Israel:
                eterna es su misericordia.   R/.

        V/.   «La diestra del Señor es poderosa,
                la diestra del Señor es excelsa».
                No he de morir, viviré
                para contar las hazañas del Señor.   R/.

        V/. La piedra que desecharon los arquitectos
                es ahora la piedra angular.
                Es el Señor quien lo ha hecho,
                ha sido un milagro patente.   R/.

Opción 2
Sal 65, 1b-3a. 4-5. 6-7a. 16 y 20 (R/.: 1b)
R/.   Aclamad al Señor, tierra entera. Aleluya.

        V/.   Aclamad al Señor, tierra entera;
                tocad en honor de su nombre,
                cantad himnos a su gloria.
                Decid a Dios: «¡Qué temibles son tus obras!».   R/.

        V/.   «Que se postre ante ti la tierra entera,
                que toquen en tu honor,
                que toquen para tu nombre».
                Venid a ver las obras de Dios,
                sus temibles proezas en favor de los hombres.   R/.

        V/.   Transformó el mar en tierra firme,
                a pie atravesaron el río.
                Alegrémonos en él,
                que con su poder gobierna enteramente.   R/.

        V/.   Los que teméis a Dios, venid a escuchar,
                os contaré lo que ha hecho conmigo.
                Bendito sea Dios, que no rechazó mi súplica
                ni me retiró su favor.   R/.


ASCENSIÓN DEL SEÑOR
Sal 46, 2-3. 6-7. 8-9 (R/.: 6a)
R/.   Dios asciende entre aclamaciones.

        V/.   Pueblos todos, batid palmas,
                aclamad a Dios con gritos de júbilo;
                porque el Señor altísimo es terrible, 
                emperador de toda la tierra.   R/.

        V/.   Dios asciende entre aclamaciones;
                el Señor, al son de trompetas:
                tocad para Dios, tocad; 
                tocad para nuestro Rey, tocad.   R/.

        V/.   Porque Dios es el rey del mundo:
                tocad con maestría.
                Dios reina sobre las naciones, 
                Dios se sienta en su trono sagrado.   R/.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada