Misal Romano (tercera edición) - Común de la bienaventurada Virgen María

MISAS COMUNES

COMÚN DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA


Estas misas se utilizan también para la celebración de la memoria de santa María en sábado, y para las misas votivas de santa María Virgen. En cualquiera de las oraciones, cunado aparece el término «conmemoración», si parece oportuno, puede emplearse también «memoria».

I. Tiempo ordinario

Estos formularios pueden emplearse, según las normas, también en el tiempo de Cuaresma, donde tiene lugar una celebración de santa María Virgen, debidamente inscrita en el calendario propio.

1

Antífona de entrada
Salve, Madre Santa, Virgen, Madre del Rey que gobierna cielo y tierra por los siglos de los siglos.

Oración colecta
TE pedimos, Señor,
que nosotros tus siervos
gocemos siempre de salud de alma y cuerpo
y, por la gloriosa intercesión de santa María, siempre Virgen,
líbranos de las tristezas de este mundo
y concédenos las alegrías del cielo.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
RECIBE, Señor, la oraciones de tu pueblo
junto con la ofrenda de este sacrificio,
para que, por la intercesión de santa María, Madre de tu Hijo,
no quede frustrado ningún buen deseo
ni petición ninguna sin respuesta.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

O bien:

QUE la humanidad de tu Unigénito
sea nuestro socorro, Señor,
y el que al nacer de la Virgen
no la dignidad de su Madre,
sino que la santificó,
nos libre del peso de nuestros pecados
y vuelva nuestra ofrenda aceptable para ti.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María (en las misas votivas: en la veneración) o II-V.

Antífona de comunión          Cf. Lc 11, 27
Bienaventurado el vientre de María, la Virgen, que llevó al Hijo del eterno Padre.

Oración después de la comunión
AL recibir estos sacramentos del cielo,
imploramos de tu misericordia, Señor,
que cuantos nos alegramos
en la memoria de la bienaventurada Virgen María,
consigamos colaborar, a imitación suya,
en el misterio de nuestra redención.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

2

Antífona de entrada
Bienaventurada eres, Virgen María, que llevaste en tu seno al autor del universo, engendraste al que te creó y permaneces Virgen para siempre.

Oración colecta
DIOS de misericordia,
concédenos, a cuantos recordamos a la santa Madre de Dios,
fortaleza en nuestra debilidad,
para que, con el auxilio de su intercesión,
nos levantemos de nuestros pecados.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL venerar la memoria de la Madre de tu Hijo,
te rogamos, Señor, que la ofrenda de este sacrificio
nos transforme, por la abundancia de tu gracia,
en oblación permanente.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María (en las misas votivas: en la veneración) o II-V.

Antífona de comunión          Lc 1, 49
El Poderoso ha hecho obras grandes en mí: su nombre es santo.

Oración después de la comunión
COMO partícipes de la redención eterna,
quienes hacemos memoria de la Madre de tu Hijo
te pedimos, Señor,
que nos gloriemos en la plenitud de tu gracia
y sintamos el aumento continuo de la salvación.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

3

Antífona de entrada          Cf. Jdt 13, 18-19
El Señor Dios altísimo te ha bendecido, Virgen María, entre todas las mujeres de la tierra, porque ha sido glorificado tu nombre de tal modo que tu alabanza está siempre en la boca de todos.

Oración colecta
CONCÉDENOS, Señor,
a cuantos honramos la gloriosa memoria
de la santísima Virgen María,
por su intercesión, participar como ella
de la plenitud de tu gracia.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
GOZOSOS al venerar la memoria
de la Madre de tu Hijo,
te ofrecemos, Señor, el sacrificio de alabanza,
y te pedimos, por este sagrado intercambio,
que se acrecienten en nosotros los frutos
de la redención eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María (en las misas votivas: en la veneración) o II-V.

Antífona de comunión          Cf. Lc 1, 48
Me felicitarán todas las generaciones, porque Dios ha mirado la humildad de su esclava.

Oración después de la comunión
FORTALECIDOS, Señor, con el alimento del cielo,
te pedimos humildemente
reconocer de palabra
y seguir con nuestras obras a tu Hijo,
nacido de la Virgen fecunda,
al que hemos recibido en este sacramento.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

4

Antífona de entrada          Cf. Sal 44, 13. 15. 16
Los pueblos más ricos buscan tu favor: la llevan ante el rey con séquito de vírgenes, las traen entre alegría y algazara.

Oración colecta
PERDONA, Señor, los pecados de tus siervos
y, ya que no podemos complacerte con nuestras obras,
concédenos la salvación
por intercesión de la Madre de tu Hijo, nuestro Señor.
Él, que vive y reina contigo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, los dones que te ofrecemos
y concédenos que nuestros corazones,
estimulados por la luz del Espíritu Santo,
a ejemplo de la bienaventurada Virgen María,
puedan escrutar y guardar siempre tu palabra.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María (en las misas votivas: en la veneración) o II-V.

Antífona de comunión          Cf. Lc 11, 27
Alabad al Señor, nuestro Dios, porque en María, esclava suya, manifestó su misericordia, como lo había prometido a la casa de Israel.

Oración después de la comunión
DESPUÉS de recibir, Señor,
los sacramentos de la fe y de la salvación,
te pedimos humildemente
que, al celebrar con devoción
la memoria de santa María Virgen,
merezcamos participar con ella del amor del cielo.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

5

Antífona de entrada          Cf. Lc 1, 28. 42
Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre.

Oración colecta
OH, Dios,
que has elegido como Madre del Salvador
a la bienaventurada Virgen María,
excelsa entre los humildes y los pobres,
concédenos que, siguiendo su ejemplo,
te ofrezcamos el obsequio de una fe sincera
y pongamos en ti la esperanza de la plena salvación.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
ACEPTA, Señor, la ofrenda de nuestra devoción
para que el ejemplo de la santísima Virgen María
confirme en el amor a ti y al prójimo
a quienes celebramos el inmenso amor de tu Hijo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María (en las misas votivas: en la veneración) o II-V.

Antífona de comunión          Cf. Sal 86, 3; Lc 1, 49
Qué pregón tan glorioso para ti, Virgen María, porque el Poderoso ha hecho obras grande en ti.

Oración después de la comunión
CONCEDE, Señor, a tu Iglesia
que, fortalecida por la gracia de este sacramento,
siga con entusiasmo las sendas del Evangelio,
hasta alcanzar la feliz visión de paz
de la que ya goza, eternamente gloriosa,
tu humilde sierva, la Virgen María.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

[...]

IV. Tiempo pascual

En el tiempo pascual, se puede utilizar también la misa de santa María, reina de los Apóstoles.

Antífona de entrada          Cf. Sal 29, 12
Cambiaste, Señor, mi luto en danzas, y me has vestido de fiesta. Aleluya.

Oración colecta
OH, Dios,
que has llenado al mundo de alegría
por la resurrección de tu Hijo,
nuestro Señor Jesucristo,
concédenos, por intercesión de su Madre, la Virgen María,
alcanzar los gozos eternos.
Por nuestro Señor Jesucristo.

Oración sobre las ofrendas
AL celebrar la memoria de la bienaventurada Virgen María,
recibe, Padre santo,
la ofrenda de nuestra humildad,
que te presentamos alegres,
y concédenos que, asociados al sacrificio de Cristo,
sea para nosotros consuelo temporal
y causa de salvación eterna.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I de la bienaventurada Virgen María o II-V.

Antífona de comunión          Cf. Sal 86, 3; Lc 1, 49
Alégrate, Virgen Madre, porque Cristo ha resucitado del sepulcro. Aleluya.

Oración después de la comunión
ALIMENTADOS con los sacramentos pascuales,
te pedimos, Señor,
que, quienes hemos celebrado
la memoria de la Madre de tu Hijo,
manifestemos en nuestra carne mortal
la vida de Jesucristo.
Él, que vive y reina por los siglos de los siglos.


© Conferencia Episcopal Española

No hay comentarios:

Publicar un comentario